domingo, 30 de octubre de 2016

Cuento de Halloween


                                             LAS LUCECITAS

La noche pasada no podía dormir, me encontraba muy inquieta y sentía una molestia que no sabría definir. No sabía que me estaba ocurriendo porque no me dolía nada. Supongo que el estar dando vueltas y más vueltas en la cama no ayudaba y me iba poniendo cada vez más nerviosa, así que decidí levantarme y salir a dar un paseo por los alrededores. En ese momento debían ser las dos de la madrugada aproximadamente.

Vivo a las afueras de un tranquilo pueblecito un poco apartado del mundo; está situado en el centro de un valle y rodeado por un hermoso paisaje de montañas y bosques. Por lo tanto el salir a pasear a esas horas podría  resultar extravagante pero no peligroso.

Mi casa es pequeña, pintada de blanco y con la puerta y ventanas de color azul. Está situada al borde del camino de árboles un poco retorcidos, es la última casa del pueblo. Mirando hacia el fondo del camino se pueden distinguir las altas tapias del Camposanto y la gran verja de entrada flanqueada por dos enormes cipreses y por la que se vislumbra parte del interior del pequeño cementerio y justo hacia allí encaminé mis pasos, con el único fin de cansar el cuerpo y tranquilizar el espíritu que por lo visto, aquella noche había decidido no dejarme dormir.


Caminaba despacio mientras me arrebujaba en mi chal de lana puesto que a aquella hora de la madrugada solía refrescar.

Según me acercaba empecé a distinguir unas lucecitas que en un principio tomé por luciérnagas, pero cuando estuve mas cerca me dí cuenta que no se movían por el suelo sino que parecían flotar. Al llegar delante de la verja observé que estaba abierta, cosa que me sorprendió bastante, ya que Damián el sepulturero y que también hace las veces de jardinero, es muy cuidadoso en su trabajo y jamás se había dejado el recinto abierto.

Pero aquella noche parecía que hubiese presentido mi visita y me estuviese esperando, facilitándome la entrada.

Atravesé la verja atraída por las luces que se movían de acá para allá por entre las tumbas.

La luna no alumbraba demasiado aquella noche y me llevó un buen rato darme cuenta de que se trataba. Eran un grupo de personas que vestían sendas capas negras y cuyas capuchas ocultaban sus rostros. Cada uno de ellos llevaba una vela encendida en la mano y todos parecían muy atareados y disciplinados, com obedeciendo a una orden, aunque no imaginaba que podían estar haciendo a esas horas tan intempestivas ni mucho menos comprendía quien podrían ser esos misteriosos encapuchados. No soy demasiado miedosa, pero aquello empezaba a inquietarme.


De pronto, advirtieron mi presencia y todos, como obedeciendo a una invisible señal, comenzaron a reunirse en un mismo punto y sin poder controlar mi curiosidad, me fui acercando hasta allí, más que curiosidad era como si algo que yo no podía controlar, me empujase hacia el misterioso grupo como algo superior y ajeno a mí.
Al estar todas las velas juntas pude por fin distinguir sus rostros y para mi sorpresa, descubrí que todos me eran familiares. Estaba Pedro, el anterior sepulturero que había muerto hacía un par de años; también estaban Doña Adela y Doña Aurora, ambas habían sido maestras de mi infancia y el anterior párroco, el padre Ambrosio fallecido hacía casi diez años, así hasta un total de doce personas. Todas estaban alineadas frente a mí y me sonreían. De pronto se fueron apartando y tras ellos apareció una mesa a la que se encontraban sentados mis padres, mis abuelos y algún que otro familiar fallecidos, como dispuestos para un festín. Todos me hacían gestos con la mano para que me sentase a la mesa con ellos.


¿Qué estaba ocurriendo? ¿Qué clase de broma macabra era aquella y que hacían todos aquellos difuntos allí? De pronto, lo comprendí todo; no era real, se trataba de un sueño o mejor dicho, en este caso, de una pesadilla ¿O no?, ¿Acaso era algo peor? ¡Vaya, ahora lo entendía!
Después de todo, la noche anterior si que había conseguido dormirme, lo que parecía que no había conseguido era ¡¡DESPERTAR!!

Julia L. Pomposo

30 comentarios:

  1. ¡¡Cáaaaaspita Julia, tremendo final!! De ahí la reunión, seguramente era para festejar que había ingresado uno más en el club. Me ha intrigado hasta el final, ¡me ha encantado! Aunque bueno... la protagonista no sé yo si será de mi misma opinión.
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja ja ja, supongo que a la protagonista no le gustó acabar en esa reunión.
      Feliz Halloween
      Besitos

      Eliminar
  2. Bonito relato de ese sueño o pesadilla.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algo más que un sueño, en todo caso, el sueño eterno.
      Besos

      Eliminar
  3. ¡Jo! ¡Me encantó! Que intriga hasta el final. Una historia real de Halloween. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado, me parece que a la protagonista del cuento no le gustó mucho acabar así. jeje
      Besos

      Eliminar
  4. Una buena historia. Estupendo relato.

    Un abrazo. Feliz domingo.

    ResponderEliminar
  5. Menudo relato!! muy bueno e inquietante.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ilesin, me alegra que te guste.
      Besos

      Eliminar
  6. Me has hecho pasar un poco de mieditis.....menos mal que todo se quedó en un sueño:-))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno Charo, sueño, sueño, va a ser que no, en todo caso el sueño eterno.
      Me alegra que te gustase.
      Besos

      Eliminar
  7. Este relato da un poquito de llullu , pero valió la pena leerlo.
    Un besito!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Amparo. Me alegra saber que siempre estás ahí.
      Feliz Halloween.
      Besos

      Eliminar
  8. uuufff debe ser terrible no poder despertar aguita jajajaja, oye muy buena con tus relatos me atrapaste en vísperas esta muy bien amiguita un beso grande desde mi brillo del mar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Beatriz, la fecha lo pedía a gritos, jajaja.
      Besos

      Eliminar
  9. Buen relato de terror . Te mando un beso

    ResponderEliminar
  10. Julia.Aca no tienes traductor y mio spaniol non bueno. Mas estoy a seguirte en tu blog. Si gostaste de mio blog,sigame también,ok?
    Cuando seguirme,escreve en comentarios de mio.

    Cuando seguirme tuo blog estara en mios blogs favoritos en la direcha de mio.Como tienes aca como "Amigos de este blog".
    Gracias por tuya visita y retorna más!

    Yo espero que me tengas entendido.

    Besos

    Donetzka

    Blog Magia de Donetzka

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que te sigo amiga, ya nos iremos entendiendo, verás com si.
      Besos

      Eliminar
  11. Julia. Encontrei o tradutor do google e entendi bem.

    A história de halloween dá medo.

    Teu blog é muito lindo e eu voltarei para ler outros.Eu adoro essa música "Over the raimbow".

    Estou seguindo você aqui.

    Se gostaste do meu,siga-me também,ok?

    Quando seguir-me deixa seu comentário no meu blog.

    E seu blog estará na minha lista de blogs favoritos,à direita do meu,como tens aqui "Amigos deste blog".

    Obrigada pela visita e volte sempre.

    Beijos


    Donetzka

    Blog Magia de Donetzka

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te mando un beso desde Barcelona, amiga Donetzka.
      Happy Halloween!!!!

      Eliminar
  12. Hola Julia, ¡¡menudo cuento nos traes!! Tengo los pelos como escarpias y seguro que esta noche tendré pesadillas, si es así, aunque sean las tres de la mañana, saltare de la cama y te llamaré por teléfono para charlar un rato hasta que se me pase el yuyu je je.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja ja, pues no me llames al fijo que no estaré, andaré por ahí brujeando montada en mi escoba.
      Besitos

      Eliminar
  13. ¡¡Waww..!! que buen cuento, especial para estos días. Felicitaciones Julia, me sorprendió el final.

    ¡¡Aplausos!!

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, María Rosa, me alegra que te haya gustado.
      Encantada con tu visita.
      Besos

      Eliminar
  14. Está clara la influencia becqueriana en este cuento tan hermoso de Día de Difuntos (así lo llamaba mi padre aunque ahora se va imponiendo con fuerza llamarlo Halloween).
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si la moda se impone. Me ha hecho gracia lo de la influencia becqueriana "...cerraron sus ojos
      que aun tenía abiertos, taparon su cara con un blanco lienzo, etc. " no se me hubiese ocurrido nunca.
      Un abrazo

      Eliminar
  15. Caray,Julia, pensaba haber como acaba la historia... tenia los pelos de punta, muy bueno!
    Alberti, me encanta.
    Abrazos
    Roser

    ResponderEliminar
  16. Gracias Reser, me alegra que te haya gustado mi cuentecillo, la pobre señora pudo dormir pero no pudo despertar, la Sra. Parca la vino a visitar.
    Besos

    ResponderEliminar

Tu opinión y tu huella son muy valiosas para mi. No te marches sin comentar.
Gracias

MIS LIBROS

MIS LIBROS

El cortejo del amor

El cortejo del amor

ADIOS

ADIOS

CONTADOR DE VISITAS

Flag Counterborder="0"