viernes, 1 de abril de 2016

Las horas vacías

         

CHINO

            Aquel día amaneció gris y lluvioso,  Norma limpió con la mano el vaho de los cristales de la ventana para mirar a la calle, por donde en aquel momento, solo transitaba un perro vagabundo y flaco, al que no parecía preocuparle demasiado la fina lluvia que no había dejado de caer durante horas. Solo eran las siete de la mañana.

             El día anterior se había despedido de todos sus compañeros de la oficina que la habían obsequiado con  una enorme caja de bombones, un precioso bolso de piel y un espectacular ramo de rosas rojas, (una por cada año trabajado en la empresa). Había vaciado los cajones de su mesa y guardado escrupulosamente todas sus pertenencias en una caja de cartón, (grapadoras, bolígrafos de varios colores, cuadernos de notas y un pequeño marco de plata con la foto de Chino) que aun descansaba en un rincón del sofá. Todo había concluido, treinta y cinco años de su vida en una entrega total y absoluta al trabajo sin pensar para nada en si misma, habían llegado a su fin. Al parecer, ya no era útil a la sociedad y eso la llenaba de tristeza.

             Ella jamás se había preocupado de forjarse una vida para el futuro, era bastante introvertida, aunque amable y cordial con todos. Vivía sola, en un pequeño apartamento  de las afueras de la ciudad con la única compañía de un gato gordo y remolón que atendía al nombre de "Chino".

             Norma se preguntaba que haría a partir de ahora, ¿cómo llenaría las horas vacías?. Eran poco más de las siete de la mañana y ya había preparado café, arreglado su habitación y regado los geranios y las petunias de los tiestos de las ventanas y aun le quedaba todo un largo día por delante. Apartó el visillo y volvió a mirar por el ventanal. Ya no se veía al perro vagabundo, en su lugar, la calle se había ido poblando con la gente que iba y venía apresuradamente a sus quehaceres diarios, protegiéndose bajo mlos paraguas, de la lluvia que seguía  cayendo pertinaz y monótona.

              Durante unos momentos, Norma contempló el ramo de treinta y cinco rosas rojas que ya comenzaba a dar signos de  marchitarse y a Chino que dormitaba plácidamente sobre la alfombra del salón, después volvió  a contemplar la calle, mirando sin ver lo que ocurría en ella, mientras que unas lágrimas calientes y amargas se deslizaban suavemente por sus mejillas....Y solo era el primer día.

Julia L. Pomposo

35 comentarios:

  1. Un relato muy real mi querida Julia.
    Cuando llega la jubilación, muchos no saben cómo llenar las horas, pero más de una vez hemos oído: Cuando tenga la jubilación haré esto o aquello» ¿Dónde se quedaron nuestros propósitos?Creo que realmente no sospechaban que sus deseos no eran de verdad, si no más bien una queja. La jubilación no es la muerte, es empezar a vivir una nueva experiencia y creo que muy positiva. Mucho podemos dar aun a esta sociedad.
    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que es el cambio tan brusco y depende de como llene la vida esa persona.
      Besitos

      Eliminar
  2. Un emocionante escrito que refleja muy bien el paso del tiempo. Todo es distinto
    cuando te enfrentas a un cambio tan radical después de tantos años con otro tipo de vida.

    Y todo pasa muy rápido...

    Un beso y muy feliz fin de semana,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Amalia, buen fin de semana también para ti.
      La jubilación cada uno la interpreta a su manera. Yo la afronté de muy distinta forma.
      Besos

      Eliminar
  3. Que largo y difícil debe ser ese primer día.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, pero solo es un día, al menos lo fue en mi caso, ahora tengo una vida plena y muy activa.
      Besos

      Eliminar
  4. Hola, Julia... Yo creo que el cambio es lo que ha asustado a Norma
    Siempre hay un montón de cosas por hacer
    En fin, Rajoy estaría encantado con Norma... que nadie se jubile y no se pagan pensiones ;-)
    Yo conozco a gente jubilada que dice estar más ocupada que cuando trabajaba
    Bueno, cada persona es un mundo... y tu relato ha estado genial
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es mi caso Mela, hago tantas actividades culturales que me faltan horas, pero estoy encantada, solo el primer día, me levante a las 6'30, como siempre y sin saber que hacer, pero aquella misma tarde me puse en marcha.
      Besos

      Eliminar
  5. Eso por ser el primer día, al siguiente ya no lloraba..., y a las dos semanas estaba con un montón de colegas, y con María Jesús, en Benidorm bailando 'Los pajaritos'.

    Un beso de tu amigo que acaba de llegar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja ja ja , así me gusta, hay que ser positivo, la jubilación es como la menopausia, una nueva etapa en la vida y no hay que dramatizar.
      Besos

      Eliminar
  6. Estampa muy conocida, y preciosa, aunque en este caso, adornada con ese ramo de treinta y cinco rosas y la del Chino dormitando.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La pobre mujer no tenía nada más en la vida que su trabajo, craso error.
      Besos

      Eliminar
  7. Hay personas que llevan mal el llegar a esta etapa de la vida y otras en cambio que saben disfrutar de cada instante .
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como yo, que me faltan horas en el día, canto en dos corales, pertenezco a una asociación poética muy activa y hago un voluntariado en un casal de ancianos, enseñando informática básica.
      Besos

      Eliminar
  8. un texto muy bien logrado que se parece mucho a la vida real y muy triste además coincido con Guillermo debió haber si do muy largo el primer día uuffff , te quedó precioso, un besote amiga desde mi brillo del mar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Beatriz, a mi solo me duró un día, ahora estoy encantada y disfruto cada momento del día.
      Besos

      Eliminar
  9. Uy aveces la jubilación puede ser gratificante siempre hay que encontrar algo que te apasiona. Hermoso relato, te mando un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, no puedes pasarte el día en el sofá viendo Tele 5 porque entonces no duras dos días.
      Besos para ti, J. P.

      Eliminar
  10. Un muy buen relato Julia , me hago la siguiente pregunta porque algunas personas parecen no darse cuente de la emotividad y belleza de este relato ? La melodía de fondo maravillosa y la película La Ultima Frontera da a conocer de alguna forma esta disyuntiva de vida..
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  11. Disculpa Julia , debo decir Danza con Lobos y no Ultima Frontera.
    Saludos !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado el mensaje del relato y si, el tema musical es Bailando con lobos.
      Abrazos

      Eliminar
  12. De mi jubilación no hablaré, cada persona tiene un nuevo horizonte que recorrer y verá según sus circunstancias como lo hará....
    Este relato es precioso!!! ¡Cómo captura desde un principio su lectura!. Los sentimientos y emociones muy bien caracterizados de protagonista, lo que deja una gran nota de dramatismo. Contribuye a ello la presencia de detalles muy bien representados, cerrando con un ramo de rosas ya marchitas y un gato que siempre duerme.....
    Fuerte abrazo Julia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mía fue algo distinta, la melancolía solo me duró el primer día, rápidamente me busqué actividades culturales para disfrtar plenamente de mis horas vacías´
      Gracias por venir y comentar.
      Abrazos

      Eliminar
  13. ¡Yo le diría, felicidades y siéntete afortunada Norma, que has podido trabajar esas treinta y cinco rosas! Ni hoy ni mañana podrán decir lo mismo, las nuevas generaciones: o por lo menos la mayor parte.

    Me ha gustado mucho como has plasmado este relato, mas bien real que ficción.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón Marina, hoy es muy difícil que nadie cumpla tantos años en una empresa, seguro que quiebra,eso si no te despiden antes.
      Abrazos

      Eliminar
  14. Hola Julia.. Dicen que hay épocas en la vida de una persona. el primer día de cole, el primer día de trabajo, el día de casamiento, el primer hijo, bueno el primero y todos los otros, y.. el día de la jubilación. es el primer día de un viaje sin retorno...
    Un abrazo..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese primer y fatídico día de la jubilación es un poco duro, pero también dependa de las espectativas que cada uno tenga de como llenar esas horas vacías, a mi, personalmente, me falta tiempo.
      Besos

      Eliminar
  15. Hola Julia, un relato muy real, hay personas que cuando llegan a esta situación y se le rompe la rutina en un principio se ven incapaces de hacer otras cosas y se ven así de mal como Norma, luego es ir adaptándote y procurar llenar ese espacio con otras actividades que a veces y conozco casos, se ven mas agobiadas que cuando trabajaban:), pero eso ya depende de cada uno como lo quiera tomar y llenar su nueva vida.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te digo Piruja, que ese es mi caso, voy a clases de catalán, de informática y canto en dos corales mas mi grupo poético en el que ya estaba antes de jubilarme. Me falta tiempo.
      Besitos y abrazos

      Eliminar
  16. Es muy duro jubilarse y ver que la vida ha pasado en suspirto y que ahora te queda tooodo el tiempo del mundo. Los segundos transcurren despacio sin nada que hacer a la vista. Lo sé por experiencia y no por haberme jubilado, no (estoy lejos de esa edad), sino porque los parados sentimos lo mismo.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo creo que el paro es peor porque implica además de muchas horas vacías, la falta de ingresos.
      Gracias por la visita.
      Abrazos.

      Eliminar
  17. Que relato tan bonito pero esto no va con nosotras , pues no nos da tiempo aburrirnos
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no, gracias a Dios, no es nuestro caso. Es bueno buscarse ocupaciones.
      Besos

      Eliminar

Tu opinión y tu huella son muy valiosas para mi. No te marches sin comentar.
Gracias

MIS LIBROS

MIS LIBROS

El cortejo del amor

El cortejo del amor

ADIOS

ADIOS

CONTADOR DE VISITAS

Flag Counterborder="0"