miércoles, 19 de febrero de 2014

Evocando con nostalgia



A veces quisiera volver a ser
aquella niña que fuí
y aunque fuese por un día, 
poder darle marcha atrás
al gran reloj de la vida.

Y vivir sin preocuparme,
hacer de cada día un juego
sin pensar en el mañana
pues mañana, aun queda lejos

Disfrutar los días de lluvia
chapoteando en la calle,
con barquitos de papel
por los charcos navegables.

Vivir tan solo el momentto,
cambiar lápices por cromos,
sellar con un juramento
nuestros secretos más tontos.

¿A donde va la niñez?
¿porqué tan rápido pasa?
La inocencia se marchita
y desaparece la magia.

Y un día de pronto despiertas
evocando con nostalgia,
aquellos días de gloria
en que transcurió tu infancia.

Si, ya regreso al día de hoy,
ya recogo los recuerdos
y hago dormir a esa niña.
La niña que llevo dentro

Julia L. Pomposo

12 comentarios:

  1. Es tan verdad lo que dices, la infancia dorada dura tan poco... y siempre deseando crecer, ser mayores, como si eso fuera la solución a todos nuestros problemillas infantiles. ¡Cuánta inocencia!
    Preciosa evocación Julia.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Nena por tus palabras
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  2. Hola Julia,cuanto me alegro que tuvieras una niñez tan bonita como para echarla de menos,en mi caso, no solo no la echo de menos,sino que no volvería a ella ni loca.

    Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lamento leer eso, pues todos los niños deberían tener derecho a ser niños y a ser posible, felices. Abrazos para mi hadita preferida

      Eliminar
  3. De a poco vas a volver a ser esa niña que todavía está..... doy fe que se puede Julia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que en el `fondo nunca he dejado de serlo, ni quiero que eso ocurra.
      Abrazos amigo LAO

      Eliminar
  4. Hola Julia!!! Lo cierto es que cuando estamos en aquella época, parece que incluso los días son eternos, que no pasan ni las tardes, ni los días, ni nada de nada. Hablar del paso de los años nos parece irreal incluso. Después, como sin darnos cuenta, nos encontramos a alguien ante el espejo que nos recuerda quienes fuimos y lo rápido que nos fuimos dejando atrás nosotros mismos. Eso sí, por suerte muchos todavía mantenemos ese espíritu de niño dentro.

    Besitos!!!

    ResponderEliminar
  5. Y que no se pierda nunca ese toque infantil que a veces nos hace soñar despiertos y creer en las hadas.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Uy Julia, lo del barquito de papel, me ha hecho mucha gracia, yo también había jugado a ello en los riachuelos de la lluvia y hasta en un barreño donde, el barquito hacia aguas en poco rato.
    Gracias por traernos recuerdos de la infancia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los niños de antes nos las ingeníabamos para sacar un juguete de casi cualquier cosa, es lo que había.
      Besos

      Eliminar
  7. La niñez hay que mantenerla "viva" siempre, y bien presente, porque entonces perderíamos la magia. Me ha encantado tu poema Julia, y todo lo que en él transmites. Un fuerte abrazo y buen fin de semana amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pepe, te confieso que aun queda bastante de esa niña en mi interior.
      Buen fin de semana. Abrazos

      Eliminar

Tu opinión y tu huella son muy valiosas para mi. No te marches sin comentar.
Gracias

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

MIS LIBROS

MIS LIBROS

El cortejo del amor

El cortejo del amor

ADIOS

ADIOS

CONTADOR DE VISITAS

Flag Counterborder="0"