sábado, 23 de marzo de 2013

Para los que creen que el infierno no existe (el desenlace)

......¿Cómo te encuentras?
       El Dr. Bravo le explicó que su estado era delicado pues padecía una anemia bastante seria y le advirtió que debía cambiar de vida sino por ella, al menos  por el hijo que estaba esperando, ya que estaba embarazada de mas de dos meses. Seguidamente se marchó dejando a Eva tan sorprendida y confusa que no acababa de asimilar la noticia. Su primera reacción fue de pánico, ¡Un hijo! ¿Qué iba a hacer ella con un bebé?, un hijo del que nunca sabría quien era el padre y prefería no saberlo.
       ¡Un hijo!,entre lágrimas de desesperación, su espíritu fue poco a poco tranquilizándose y  la idea fue tomando forma en su cabeza y notó que algo dulce le inundaba el corazón.

       Tendría a ese hijo ¿Porqué no?, eso sería el aliciente que le ayudara a salir del pozo  en el que estaba hundida su vida. Llamaría a su hermano, que tantas veces había intentado entablar contacto con ella, el le ayudaría, estaba segura y tendría a su hijo y se esforzaría en encontrar un trabajo y en cuidar de él. ¡Todo iba a salir bien!

     Plácidamente se fue quedando dormida, ya habría tiempo mañana de seguir planeando su futuro y la llegada de su bebé; mañana comenzaría para ella una nueva etapa de su vida y eso la llenaba de ilusión.  Atrás quedaría el infierno del tiempo pasado, sabía que sería muy duro, como sabía que vendrían días de desesperación y amargura, días de flaquear, pero ahora tenía algo suyo, algo por lo que luchar. Una nueva vida latía en su interior y un camino nuevo lleno de esperanzas se abría ante ella.    FIN

 
Julia L. Pomposo  

8 comentarios:

  1. Una bella luz asomando al final del túnel. Probablemente ese pequeño sea la salvación de Eva.
    Un bonito relato, mezcla de destrucción, esperanza y seguramente, superación. Deja un buen sabor de boca.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  2. Un final con un buen sabor.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Un inicio de confusión que, posteriormente, da una Luz de Esperanza y de superación; contando con la complicidad de la Familia para hacer frente a la nueva situación.
    Abrazos y besos.

    ResponderEliminar
  4. Siempre un tallito nuevo que retalla es un soplo de vida y esperanza. Feliz domindo querida Julia, abrazos Pilar

    ResponderEliminar
  5. Hola Julia, ya puse el tutorial del banner, no sé si lo has visto, espero que te sirva y cuando te hagas el banner me avisas para ponerlo en mi blog. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Gracias por tu tierno relato.En este caso Eva quiso cambiar su vida ante la expectativa de ser madre. Un buen final.
    Gracias
    Con ternura.
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  7. Hola Julia, un hijo puede cambiar el rumbo de nuestras vidas como ha sucedido en tu relato, con un final que se promete muy feliz.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Los brazos abiertos al milagro y a la alegría. Una continuidad Feliz.

    ResponderEliminar

Tu opinión y tu huella son muy valiosas para mi. No te marches sin comentar.
Gracias

MIS LIBROS

MIS LIBROS

El cortejo del amor

El cortejo del amor

ADIOS

ADIOS

CONTADOR DE VISITAS

Flag Counterborder="0"