miércoles, 13 de marzo de 2013

Para los que creen que el infierno no existe

     Eva abrió los ojos y miró a su alrededor sin saber donde estaba. Durante unos minutos se dedicó a inspeccionar la habitación donde se encontraba.

     Estaba en un hospital, de eso no había duda. La habitación era pequeña y estaba muy limpia, sin mas mobiliario que la cama de hierro articulada en la que estaba acostada y una especie de repisa empotrada en la pared y que hacía las veces de mesita de noche, sobre la que tan solo había una botella de agua mineral sin abrir. En la pared de la derecha, un amplio ventanal dejaba pasar la luz tenuemente a través de las rendijas de una persiana  de plástico azul. El ambiente estaba agradablemente refrigerado y un olor a mezcla de alcohol, yodo y éter, tan característico de los hospitales, flotaba en el aire.

    De pronto, la inspección quedó interrumpida por la entrada en la habitación de una enfermera que al verla despierta la saludó sonriente, _¡Vaya, al fin has despertado!_ y dirigiéndose hacia la ventana, levantó la persiana dejando que  la luz de aquella preciosa mañana de mayo, inundara el pequeño cuarto. Mientras le tomaba la temperatura le explicó lo que había ocurrido. _Hace tres días que estás aquí, ¿no lo recuerdas?, alguien te encontró en una callejuela del barrio antiguo de los artesanos,inconsciente y toda magullada y avisó a la policía, ellos te trajeron. Ahora descansa, luego mas tarde pasará el doctor a visitarte_ y volvió a salir dejando a Eva sumida en sus pensamientos.

     Poco a poco los recuerdos de los últimos días fueron abriéndose paso en su cabeza y unas lágrimas amargas y calientes comenzaron a rodar por sus mejillas mientras que empezaba a comprender lo que había ocurrido. ¿Cómo había caído tan bajo hasta llegar a esta situación?....Continuará


11 comentarios:

  1. Parece que Eva estaba mejor sumida en un sueño, casi tan reparador como los cuidados médicos.
    Veremos qué recuerdos despiertan a la par que ella, y cómo los sobrelleva.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. ¡Interesante! Esperando al siguiente capítulo :D

    ResponderEliminar
  3. Un despertar que nos dirá muchas cosas con seguridad...Estoy a la espera del próximo.
    Abrazos y besos.

    ResponderEliminar
  4. Mi querida amiga, en primer lugar quiero decirte que lamento mucho no tener tiempo para poder visitarte tan a menudo como me gustaría y dejarte mis comentarios como solía hacer pero bueno, pronto llegará el verano y con él más tiempo libre para pasarme por aquí.
    Interesante, muy interesante relato.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Interesante suspenso. Abre una buena historia.
    http://enfugayremolino.blogspot.com.ar/

    ResponderEliminar
  6. Esperaremos al siguiente capítulo.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Ufff, que intriga se nos presenta Julia, ya estoy impaciente por el nuevo capítulo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. GRACIAS POR COMPARTIR, ESTAMOS TAN FELICES LOS ARGENTINOS CON LA ELECCION DE ESTE PAPA, NO LO ESPERABAMOS POR ESO NOS SORPRENDE TANTO, NI ÉL LO ESPERABA, LE DIJO A LA HERMANA CUANDO SE SUBIÓ AL AVION "HASTA LA VUELTA".
    CREO QUE NO QUERÍA SER PAPA PERO BUENO... A EL LE GUSTABA BUENOS AIRES Y SU GENTE.
    ES UNA PERSONA MUY ESPECIAL, MUY CERCANO, QUE SE COMPROMETE CON LOS QUE MAS LO NECESITAN.
    ACÁ SE LO QUIERE MUCHO.

    BESOS


    PD TIENES UN ENLACE, DESPUÉS VENGO Y ME LO LLEVO.
    CARIÑOS JULIA

    ResponderEliminar
  9. Intrigante narración, en suspense hasta la próxima.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Julia quería saber si en algún momento yo podría presentar alguno de tus poemas en mi blog , por supuestos con los créditos a tu nombre, me gusta mucho tu manera de escribir.Besos.Olga.

    ResponderEliminar
  11. Julia dejé mi comentario...¿que cosas?
    Besosss Pilar

    ResponderEliminar

Tu opinión y tu huella son muy valiosas para mi. No te marches sin comentar.
Gracias

MIS LIBROS

MIS LIBROS

El cortejo del amor

El cortejo del amor

ADIOS

ADIOS

CONTADOR DE VISITAS

Flag Counterborder="0"