jueves, 7 de febrero de 2013

Mirando la vida

      Una tranquila y  lánguida tarde de otoño, domingo para más señas, un poco aburrida mientras veía pasar a la gente por debajo de mi balcón, me puse a mirar la vida. Si si, mirar la vida.

          La vida de todos esos seres anónimos con los que nos cruzamos por la calle casi a diario; la vida del panadero al que acudes cada día para comprarle el pan, o la vida breve pero intensa del colegial que cada tarde a las cinco, sale corriendo de la escuela como si le persiguieran mil diablos, o porqué no, la de aquel obrero que vuelve del tajo cansado pero contento porqué consiguió una vez más, a pesar del cansancio, llegar al final de la jornada y tantos y tantos que la lista es interminable.

        Y en mi tarea de mirar la vida de pronto me pregunté ¿A quien encontrará cada uno de ellos al llegar a su casa?. Algunos posiblemente a un esposo o esposa y unos hijos que le recibirán con alegría, otros, tal vez el colegial, a una madre amorosa que le ofrecerá su mejor sonrisa, un beso y un vaso de leche con chocolate. A otros simplemente puede que les reciba el compañero o compañera de piso con el que comparte gastos, televisión y cuarto de baño, que al verle entrar le recibirá con un ¿que tal?, sin apartar la vista del partido de fútbol que emiten por "la caja tonta"; pero a todos les recibirá alguien......¿O tal vez no? Es posible que para algunos solo haya una casa oscura, húmeda y vacía esperándole, un plato precocinado y calentado en el microondas y un rato de televisión viendo una rancia película antes de acostarse sin oir ningún ¡hasta mañana! ni compartir un café y unos minutos de charla para comentar las pequeñas y cotidianas cosas del día.

          Se suele decir que cada casa es un mundo pero es mas bien una isla, creo yo. Una isla dentro de un inmenso archipiélago y en cada isla la vida transcurre de forma distinta a como transcurre en la isla de al lado.
En una el paisaje es verde y fértil y todo en ella es más fácil y acogedor para quienes la habitan. En la de al lado, sin embargo, la tierra es árida y agreste y para sus habitantes las cosas no resultan nada fáciles.
Pero así es la vida, tan variopinta y llena de sorpresas, plagada de barreras y cortapisas, que cada cual intenta sortear como puede para conseguir llegar hasta el final del camino que nos han puesto delante.

             Yo veo la vida como un gigantesco caleidoscopio que continuamente va cambiando de imagen con cada giro que da, algunas de estas imágenes son muy bellas y otras no tanto.
Pero después de pasarme toda una tarde de domingo mirando pasar la vida, he llegado a la conclusión de que con sus pros y sus contras, su cara y su cruz, con todo y a pesar de todo, es la mayor posesión que tenemos y créanme gente  ¡Vale la pena vivirla!

Julia L. Pomposo


16 comentarios:

  1. Yo también lo creo, Julia, a pesar de sus luces y sus sombras, la vida merece la pena vivirla porque es un regalo; y los regalos no se desprecian.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Julita la vida es un tango, y pienso que hay que bailarla.
    Al son que la toquen.

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Pero que bonita entrada Julia!!.,
    Con qué felicidad y entusiasmo la he leído, que manera más limpia y amena de narrar.....me encantas.
    La vida es un bombo lleno de bolas,,,,,,una loteria , que te toque lo que te toque, o no toque nada......siempre valió la pena pertenecer a dicho bombo.
    Mi beso y mi cariño

    ResponderEliminar
  4. ¡¡Preciosa entrada Julia!!. es cierto que a cada persona nos gusta que, al volver a casa nos reciba alguien con los brazos abiertos y llenos de amor, con la cual poder conversar, ya sea hijo, padre, esposa-so o amigos. La vida hay que vivirla con toda intensidad cada segundo.
    Un abrazo
    Conchi.

    ResponderEliminar
  5. Muy bonita observación de la gente variopinta que nos acompaña en nuestra Existencia.
    Desde Luego la Vida es nuestro mayor Tesoro y hay que vivirla con Pasión e intensidad.
    Preciosa Entrada.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  6. HOLA JULIA , BUENAS NOCHES: ME COLÉ EN TU BONITO BLOG,
    POR QUE TODOS LOS QUE SIGO, TIENEN SIEMPRE ALGO QUE TE
    GUSTA Y EL TUYO NO IBA A SER MENOS...
    ME ENCANTA LA POESIA, A MI TAMBIEN ME GUSTA ESCRIBIR
    ESE TEMA , MAS BIEN ,LAS CLASICAS RIMADAS, AUNQUE
    TAMBIEN , A VECES HAGO VERSO LIBRE QUE TAMBIEN ME ENCANTA...
    ME PRESENTO:SOY: CONCHITA SANCHEZ LORENTE, ES LA DIRECCIÓN DE MI BLOG, SOY DE PUERTO DE MAZARRÓN, PROVINCIA DE MURCIA,
    SOY UNA MUJER MAYOR PERO ME GUSTAN MUCHO
    LAS ACTIVIDADES, SIEMPRE TENGO COSAS EN MI MENTE PARA CREAR
    ME GUSTARIA QUE ME VISITARAS, SALUDOS PARA TI, CONCHITA

    ResponderEliminar
  7. Y tanto que merece la pena vivir la vida, es la que tenemos, por eso hay que ponerle tesón y pasión. Si caemos levantarnos y volver a sonreír...
    Preciosas reflexiones.
    Saludos.
    Roser

    ResponderEliminar
  8. Hola mi querida Julia, muy buena tu exposición.
    Hoy en día algunos viven como islas, muchos han perdido la confianza en el otro y se vive una vida superficial y egoísta, como cuando uno llega a casa y el otro no aparta la mirada del televisor.
    Pero sé, que a pesar de todo lo que conlleva esta vida de luces y sombras , es un regalo saber vivir la vida con intensidad y poniendo lo que los demás no sabe poner« Amor».
    Con ternura te dejo un beso.
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  9. Una muy reflexiva entrada la que nos dejas.
    Realmente la vida es un regalo en cualquier circunstancia pero es verdad que a veces puede resultar muy amarga si no tienes a nadie con quien compartirla.
    Es un hecho que cada vez más personas eligen vivir solas toda su vida, para ser más independientes y no sentirse atadas a otras. Para mí eso es un gran error porque se pierde totalmente el calor familiar y con él las relaciones interpersonales en el hogar que es justo donde más deberían fomentarse.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Es difícil vivir pero merece la pena. Cada día cuando me levanto pienso, bien, otro día más. Intento ir a mi trabajo contenta, suelo dejar mis problemas en la puerta. Me gusta disfrutar de los demás, hacerles reir, demostrarles que les quiero. Y cuando vuelvo a casa, tengo muchísimas ganas de llegar a mi isla, qué bien lo has descrito, allí me esperan...mi chico y mi perrilla, me espera mi vida real, mis amigos, mis cosas y vosotros, a través de mi blog. Y es entonces cuando muestro a todos como soy, cómo es mi alma y mi corazón. Y entonces me doy cuenta que si merece la pena vivir. Aunque a veces sea difícil. Mil besos Julia.

    ResponderEliminar
  11. Preciosa tu narración. Yo creo que a todos nos "ha tocado" de una forma u otra.
    ¡Que tengas una buena semana!

    ResponderEliminar
  12. Hola Júlia, como dice una cancion de Júlio Iglesias, " Caballero hay que vivir la vida..porque luego el tiempo se nos va...disfruta lo que tienes...que cuando te vayas , no te llevas na...". !! -Qué ciertas palabras, y cuanto contenido encierran ...!!.El ser humano es sociable por naturaleza,y dejando aparte los momentos de soledad que todos necesitamos a veces...nos hace la vida más grata y plena de valor,compartir con las personas ( pareja, hijos, padres, amigos,conocidos)nuestras esperanzas,ilusiones, temores,amor,proyectos...y caminar juntos en la misma dirección... Un abrazo Júlia.

    ResponderEliminar
  13. ¡Me gusta como escribes...y mucho!
    Es un gustazo pasear por tus deliciosas letras.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Por supuesto que hay que amar la vida. Bueno será que ese amor no nos ciegue hasta no ver en ella las fealdades que tiene, y en consecuencia procurar aprovechar de ella solamente lo que tiene de bueno, que es mucho. Y de peor de sus malas invisibles, que es su cortedad, debemos extraer constantemente referencia para emprender iniciativas: relativicemos todo según la brevedad que va a tener este camino que andamos y que llamamos nuestra vida. José Bretones Salinas

    ResponderEliminar
  15. Por supuesto que hay que amar la vida. Bueno será que ese amor no nos ciegue hasta no ver en ella las fealdades que tiene, y en consecuencia procurar aprovechar de ella solamente lo que tiene de bueno, que es mucho. Y de peor de sus malas invisibles, que es su cortedad, debemos extraer constantemente referencia para emprender iniciativas: relativicemos todo según la brevedad que va a tener este camino que andamos y que llamamos nuestra vida. José Bretones Salinas

    ResponderEliminar
  16. Una entrada preciosa y una gran reflexión, la vida si que merece la pena a pesar de vivir en "islas" Besicos

    ResponderEliminar

Tu opinión y tu huella son muy valiosas para mi. No te marches sin comentar.
Gracias

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

MIS LIBROS

MIS LIBROS

El cortejo del amor

El cortejo del amor

ADIOS

ADIOS

CONTADOR DE VISITAS

Flag Counterborder="0"